Prácticas sexuales de alto riesgo, te contamos cuales...

09.04.2021

El sexo seguro no es solo el sexo con preservativo. Repasamos algunas modas sexuales que pueden ser peligrosas para la salud. 

El sexólogo Carlos Horrillo relaciona el sexo de riesgo con una necesidad de experimentar sexo salvaje. Las conductas de riesgo suelen estar asociadas a sexo en grupo, con desconocidos, y muchas veces bajo el efecto de sustancias que desinhiben como el alcohol, y otras drogas.

Además de la integridad física, la salud pisco-afectiva está muy comprometida durante una relación sexual. La clave para tener sexo de manera sana desde el punto de vista psicológico es realizarlo con plena consciencia de los hechos, con libertad y con pleno consentimiento. Por ello, toda conducta sexual realizada bajo el efecto de las drogas es sumamente delicada.

Acá no estamos para considerar si lo que haces está bien o mal, estamos para informarte y así tomas una decisión responsable sobre tu vida sexual. 

Pero las conductas sexuales de riesgo no solo se asocian al sexo en grupo y con desconocidos; otras conductas se realizan en solitario o en la intimidad de una pareja, y pueden convertirse en nocivas cuando se produce una pérdida de control en los elementos o juegos sexuales que acompañan la relación. 

Bugchasing

Aunque parezca sorprendente, se trata de 'ir a la caza del bicho', es decir, realizar prácticas sexuales con el objetivo expreso de adquirir el VIH,  

Las personas que practican el bugchasing suelen frecuentar las llamadas 'fiestas con químicos', con alcohol y otras drogas, sexo sin protección, y con el consecuente riesgo de contraer, no solo el VIH, sino también otras infecciones de transmisión sexual, como la gonorrea. 

Fisting

Consiste en introducir el puño en la cavidad anal (ocasionalmente, también la vaginal). Es una práctica bastante conocida en el colectivo gay. Además es muy propia de los países escandinavos, que practican una sexualidad mucho más brutal que la mediterránea (más suave y romántica), según el sexólogo Carlos Horrillo.

En el mundo BDSM es una práctica más, aunque rara vez es la mujer quien la recibe, y es una petición frecuente a las dominatrixPuede parecer una práctica liberadora sexualmente hablando, por su componente extremo, pero conlleva riesgos muy peligrosos. Principalmente, porque para llevarla a cabo, se consume una droga llamada popper, que consigue relajar y dilatar el ano. Es un droga terriblemente peligrosa porque baja mucho las defensas, e incluso puede producir un ataque al corazón; "Es como aspirar una bombona de butano", explica Carlos Horrillo.

Además, los efectos secundarios del fisting a largo plazo son devastadores: puede dañar los esfínteres y generar muchas enfermedades, esta vez, no de transmisión sexual: problemas de próstata, incontinencias, problemas del intestino... 

Chemsex

Es un nombre que se ha popularizado últimamente para denominar al sexo practicado en entornos de alcohol y otras drogas (sustancias que favorecen la desinhibición y el placer sexual) habitualmente, en fiestas denominadas 'con químicos' (la terminología hace referencia a las palabras inglesas 'sex' y 'chemical').

El riesgo que conlleva reside principalmente en que el sexo suele realizarse sin protección y entre múltiples parejas sexuales.


Slamsex 

Muy relacionada con la anterior, es el sexo que se produce en paralelo con el consumo de drogas que implican la utilización de una jeringuilla, u otros elementos que se comparten entre usuarios. Así, a los riesgos de las prácticas sexuales sin control bajo el efecto de estas drogas se le suman los peligros de compartir jeringas, lo que puede implicar contraer enfermedades, como la hepatitis B. Por no hablar del riesgo que supone, en sí mismo, el consumo de estupefacientes. 

'Rosebud'

Se trata de una de las prácticas más peligrosas y, para muchísimas personas, inverosímil y desagradable. El rosebud (algo así como "capullo de rosa") es la salida del recto a través del ano.

Aunque existe como categoría pornográfica, esta salida anormal del recto se considera una patología médica, en este caso, denominada prolapso rectal; se produce porque el recto se debilita. Las causas varían, desde el debilitamiento del suelo pélvico hasta una fuerte diarrea o, por el contrario, estreñimiento.

Que ocurra esto puede resultar, como es natural, doloroso, y trae una serie de inconvenientes. Las personas que se provocan esta especie de 'hernia' voluntariamente, como parte de un ritual sexual, se exponen a tener que someterse incluso a una cirugía para reparar la zona.