Tengo dudas, me haré la prueba ¿Qué esperar de la prueba? 

23.03.2021

Si usted ha tenido alguna situación o conducta de riesgo que le haga sospechar sobre la presencia del virus en su cuerpo, es indispensable que se realice la prueba, pero...


¿Cuándo me realizo la prueba? 

La prueba de VIH es simple y se realiza principalmente a través del análisis de una muestra de sangre, pero también se puede utilizar la saliva para verificar la presencia del virus en el organismo. Todas las pruebas de VIH investigan los dos tipos de virus existentes, el VIH 1 y el VIH 2. 

Se recomienda la realización de la prueba 1 a 3 meses después del comportamiento de riesgo, debido a que el organismo demora más o menos este tiempo en replicar el virus en la cantidad suficiente como para ser detectado en el examen del VIH, antes de este período el resultado puede dar un falso negativo. 


¿Me hice la prueba, y me la entregaron en un sobre cerrado, y ahora qué? 

 La prueba de VIH se puede realizar a través de varios métodos de laboratorio de diagnóstico, siendo el más utilizado el método de ELISA. Los posibles resultados son:

  • Reactivo: Significa que la persona estuvo en contacto y posee el virus del VIH;
  • No Reactivo: Significa que la persona no tiene el virus del VIH;
  • Indeterminado: Es necesario repetir la prueba porque la muestra no fue lo suficientemente clara. Algunas situaciones que pueden causar este tipo de resultado son el embarazo o haberse vacunado recientemente. 

La prueba debe hacerse 30 días después del comportamiento de riesgo y, en caso de que el resultado sea indeterminado o no reactivo, se recomienda que el examen se repita al cabo de 60 días para verificar la presencia o ausencia del virus. 

 

Las pruebas rápidas de VIH

Los resultados de las pruebas rápidas que utilizan una pequeña muestra de saliva o una pequeña gota de sangre para identificar el virus del VIH y están listas en 15 o 30 minutos también son de confianza, presentando resultados concretos. Por lo que los posibles resultados son:

  • Positivo: Indica que la persona posee el virus del VIH pero debe realizarse el examen de sangre ELISA para confirmar el resultado;
  • Negativo: Indica que la persona no posee el virus del VIH.

Las pruebas rápidas son utilizadas en la calle, en campañas del gobierno, en los centros de atención y consejería para personas con VIH/SIDA, y en embarazadas que inician el trabajo de parto sin haber tenido un control prenatal. Al igual que el examen de sangre, debe realizarse 30 días después de haber tenido el comportamiento de riesgo.