Transmisión del VIH

06.11.2020

Existen algunos mitos sobre el VIH 

Solamente ciertos líquidos corporales -la sangre, el semen, el líquido pre seminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna- de una persona que tiene el VIH pueden transmitir el virus. Estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas o con tejidos lesionados de la otra persona, o ser inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa) para que ocurra la transmisión. Las membranas mucosas se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca.

¿Cómo se transmite? 

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales con una persona que tiene el VIH sin usar condones y no tomar medicamentos para prevenir o tratar el VIH.
  • Para el integrante de la pareja VIH negativo, el sexo anal receptivo (pasivo) es el comportamiento sexual de más alto riesgo, pero también puede obtener el VIH a través del sexo anal insertivo (activo).
  • Tanto el integrante masculino como el femenino de una pareja puede contraer el VIH a través del sexo vaginal, aunque es menos riesgoso para contraer el VIH que el sexo anal receptivo.
  • Compartir con una persona VIH positiva las agujas o jeringas, el agua de enjuague o los otros implementos que se usan para preparar las drogas inyectables. 

En menor medida puede transmitirse

  • De madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna. El riesgo puede ser elevado si la madre tiene el VIH y no está tomando medicamentos; sin embargo, las recomendaciones de hacerles la prueba a todas las mujeres embarazadas y de iniciar el tratamiento contra el VIH inmediatamente han reducido la cantidad de bebés que nacen con esta infección.
  • Pincharse con una aguja o con otro objeto cortopunzante contaminado con el VIH. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de la salud.

En casos muy raros se puede transmitir

El sexo oral, o sea, poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus). Por lo general, el riesgo de contraer el VIH a través del sexo oral es muy bajo o nulo. Pero aunque sea extremadamente raro, en teoría es posible transmitir el VIH durante el sexo oral si un hombre VIH positivo eyacula dentro de la boca de su pareja. 

  • Recibir transfusiones de sangre, productos de sangre o trasplantes de tejidos u órganos que estén contaminados con el VIH. Esto era más común cuando primero apareció el VIH, pero ahora el riesgo es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace en los Estados Unidos a la sangre, los órganos y los tejidos donados.
  • Comer alimentos que fueron premasticados por una persona infectada por el VIH. La contaminación ocurre cuando la sangre en la boca de la persona infectada se mezcla con la comida al premasticarla. Los únicos casos de este tipo de contaminación que se conocen son en bebés.
  • La mordedura de una persona con el VIH. Cada uno de los muy escasos casos documentados involucra traumatismo grave con daño extenso de los tejidos y la presencia de sangre. No existe riesgo de transmisión si no se rompe la piel.
  • El contacto entre sangre infectada por el VIH o líquidos corporales con sangre infectada y piel abierta, heridas o membranas mucosas.
  • Los besos profundos de boca abierta si las dos personas tienen llagas o encías sangrantes y la sangre de la persona VIH positiva entra al torrente sanguíneo de la persona VIH negativa. El VIH no se transmite a través de la saliva.

Lo más común es que las personas lo contraigan o transmitan a través de sus comportamientos sexuales o el uso de jeringas o agujas