Tratamiento

06.11.2020

El tratamiento del VIH implica tomar medicamentos para desacelerar el avance del virus en el cuerpo. El VIH es un tipo de virus llamado retrovirus, y la combinación de medicamentos que se usa para tratarlo se llama terapia antirretroviral (TARV o TAR).

Aunque todavía no existe una cura para el VIH, la terapia antirretroviral lo puede mantener sano por muchos años, ya que reduce la cantidad de virus (o la carga viral) en la sangre y los líquidos corporales. Se recomienda esta terapia para todas las personas que tienen el VIH, independientemente de la cantidad de tiempo que lo hayan tenido o de lo sanas que estén. Cuando se toma según las indicaciones, la terapia antirretroviral también reduce las probabilidades de transmitir el VIH a otras personas.

La terapia antirretroviral por lo general es una combinación de 3 o más medicamentos que da la mayor probabilidad de reducir la cantidad de VIH en el cuerpo. Pregúntele a su proveedor de atención médica si es posible tomar varios medicamentos combinados en 1 pastilla.

Si los medicamentos para el VIH que toma no están funcionando tan bien como deberían, su proveedor de atención médica podría cambiarle la receta. Hacer cambios no es algo raro, ya que el mismo tratamiento no actúa en todas las personas de la misma manera.

Dígale a su proveedor de atención médica y a su farmacéutico sobre las afecciones que tenga y los otros medicamentos que tome. Además, si usted o su pareja está embarazada o está considerando quedar embarazada, hable con su proveedor de atención médica para determinar el tipo adecuado de TARV que puede reducir significativamente el riesgo de transmitirle el VIH al bebé.

¿Qué son los antirretrovirales? 

La terapia antirretroviral esta específicamente diseñada para impedir la replicación del VIH dentro del organismo y así evitar que disminuya el número de células CD4, las células atacadas por el virus. Si los fármacos resultan eficaces, el VIH ya no puede infectar nuevas células al mismo ritmo, lo que preserva los niveles de células CD4 de modo que el sistema inmunitario puede seguir ejerciendo su función de defensa del organismo.

De esta manera, se impide -o al menos se contribuye a ello- que se desarrollen las infecciones y los cánceres oportunistas que tienen lugar cuando el sistema inmunitario se encuentra demasiado debilitado por el virus. Sin embargo, cabe tener en cuenta que los antirretrovirales no consiguen erradicar la infección del organismo, por lo que es muy importante tomar los medicamentos tal como han sido prescritos para mantener el virus bajo control.

Hoy día disponemos de un amplio número de fármacos antirretrovirales para tratar el VIH. Aunque se ha simplificado, su toma sigue requiriendo seguir ciertas pautas, que son diversas para cada medicación, como también lo son sus posibles efectos adversos.

Es muy importante el tratamiento antirretroviral inicial, el cual consiste en una combinación de, como mínimo, tres fármacos con pocos efectos secundarios.

Actualmente, se recomienda administrar el tratamiento antirretroviral a todas las personas diagnosticadas de infección por el VIH independientemente de cual sea su recuento de células CD4.

La toma adecuada de la medicación es la clave del éxito del tratamiento. Tomar la medicación de forma irregular favorece la progresión de la infección y la disminución de las células CD4. Además, aumenta el riesgo de que el virus se haga resistente a los fármacos antirretrovirales, lo que disminuye las opciones de encontrar un tratamiento eficaz.

Por lo tanto, es importante que cualquier persona con el VIH se sienta predispuesta antes de empezar el tratamiento y esté plenamente convencida de la importancia de tomarlo correctamente teniendo en cuenta que, en la actualidad, es un tratamiento indefinido.

¿Cuándo debo de iniciar el tratamiento? 

Las directrices para el tratamiento según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, recomiendan que las personas que tienen el VIH comiencen la terapia antirretroviral (TARV) lo antes posible después de su diagnóstico. Comenzarla desacelera el avance del VIH y puede mantenerlo a usted sano por muchos años.

Si demora el tratamiento, el virus continuará causando daño al sistema inmunitario y lo pondrá en mayor riesgo de tener sida más adelante, lo cual puede ser mortal.

Siga su plan de tratamiento exactamente como se lo haya recetado el proveedor de atención médica. Los medicamentos deben tomarse a horas específicas del día, con o sin ciertos tipos de alimento. Si tiene preguntas sobre cuándo y cómo tomarlos, hable con su proveedor de atención médica o con su farmacéutico.

¿Causan efectos secundarios los medicamentos para el VIH?

Al igual que la mayoría de los medicamentos, la terapia antirretroviral (TARV) puede causar efectos secundarios. Sin embargo, no todas las personas que la toman tendrán efectos secundarios.

Algunos de los efectos secundarios comunes de la TARV que podría presentar son los siguientes:

  • náuseas y vómitos,
  • diarrea,
  • dificultad para dormir,
  • sequedad de la boca,
  • dolor de cabeza,
  • sarpullido,
  • mareos,
  • fatiga,
  • dolores.

Soy transgénero, ¿tomar medicamentos para el VIH interferirá en mi terapia hormonal?

Los medicamentos que más comúnmente se recomiendan para el VIH no tienen ninguna interacción conocida con las hormonas. Hable con su proveedor de atención médica sobre las preocupaciones que tenga acerca de tomar los medicamentos para el VIH y la terapia hormonal al mismo tiempo. Su proveedor de atención médica trabajará con usted para ayudar a que se mantenga saludable. También ayudará a asegurarse de que continúe con su terapia hormonal. 

¿Cuáles son los beneficios de tomar los medicamentos para el VIH todos los días, tal como me los hayan recetado?

  • Permite que los medicamentos reduzcan la cantidad de VIH en el cuerpo. Si se salta dosis de los medicamentos, aunque sea de vez en cuando, le da al VIH la oportunidad de reproducirse rápidamente. Mantener la cantidad de virus que tiene en la sangre lo más baja posible es la mejor manera de proteger su salud.
  • Ayuda a que mantenga el sistema inmunitario más fuerte y con más capacidad para luchar contra las infecciones.
  • Reduce el riesgo de pasarle el VIH a otras personas. Si usted toma los medicamentos para el VIH según las indicaciones, y logra y mantiene una carga viral indetectable, no tiene efectivamente ningún riesgo de transmitirle el virus a una pareja VIH negativa a través de las relaciones sexuales.
  • Ayuda a prevenir la resistencia a los medicamentos. La resistencia a los medicamentos se produce cuando el virus cambia de forma (sufre una mutación) y ya no responde a ciertos medicamentos para el VIH. Esto limita las opciones para el tratamiento eficaz contra el VIH. Las cepas del VIH que son resistentes a los medicamentos también se pueden transmitir a los demás.

¿Debo seguir tomando mis medicamentos para el VIH si mi carga viral es indetectable?

. 

Si su carga viral se reduce después de comenzar con la terapia antirretroviral, eso significa que el tratamiento está funcionando y que debe seguir tomando los medicamentos, tal como se los recetaron. Si su carga viral se mantiene indetectable, usted puede mantenerse sano y no tiene efectivamente ningún riesgo de transmitirle el VIH a una pareja VIH negativa a través de las relaciones sexuales.