VIH y tatuajes

15.09.2021

¿ Puedo tatuarme si tengo VIH ?

Sí, por supuesto. 

Primero de todo has de saber que no hay ningún caso fundamentado que afirme que el VIH se pueda transmitir mediante tatuajes. Si una persona con VIH positivo ya está tomando los antivirales es imposible que contagie a alguien, menos aún al hacerse un tattoo.

A su vez, hay que señalar que no existe riesgo alguno para las personas que tienen VIH al hacerse un tatuaje. Como hemos dicho al principio, con el tratamiento adecuado pautado por los médicos, estos pacientes pueden hacer una vida normal.

Recomendaciones 

  • Conoce a tu tatuador (a)

Cada uno tiene su propio estilo, por lo que cuanto más conozcas a tu tatuador más personal va a ser el diseño que haga para ti. Habla con la persona que te va a tatuar, infórmate bien de todo lo que va a hacer, y no habrá ningún problema con tu tattoo. 

Verifica que el lugar donde te realizarán el tatuaje, cuente con los permisos sanitarios adecuados. Verifica que sea un lugar limpio y adecuado para que cuide tu salud. Pregunta por el equipo que utilizará y que esté sea totalmente estéril.   


  • Cuida tu tatuaje y tu piel 

Evita exponerlo al sol así como sumergirlo en el mar o la piscina. Debes aplicar también la crema hidratante día y noche durante al menos diez días, después bastará con que te pongas una capa generosa de la misma crema antes de acostarte. De esta forma la piel estará hidratada y bien cuidada, y tu tatuaje se verá bonito.


Cuídate de los riesgos por tatuarse  


Los riesgos principales a la hora de hacerse un tatuaje son:


  • Infección: Las agujas que no han sido correctamente esterilizadas pueden transmitir infecciones tales como la hepatitis C  entre otras. 

Es recomendable verificar que el establecimiento disponga de material para la desinfección de los instrumentos y que la persona que realizará el tatuaje posea la formación necesaria, legalmente exigible, para llevar a cabo su trabajo


  • Tintas: Las tintas utilizadas son consideradas productos cosméticos, por lo que para su aprobación no son necesarios controles tan estrictos como en el caso de los medicamentos. Esta circunstancia, altamente criticable, abre la puerta a la existencia de alergia a algunos componentes por parte de determinadas personas y/o la aparición de cierto grado de toxicidad. Además, determinados pigmentos pueden ser parcialmente destruidos por parte de células de nuestro organismo, que interpretan su presencia como la de una sustancia extraña, o por los rayos solares. Asimismo, las células teñidas pueden morir por acción de la luz solar, de manera que estas células y los productos de degradación de la tinta ­podrían ser excretados o diseminados por el organismo. Otro posible problema es cierto componente magnético de algunas tintas, que puede generar dolorosas hinchazones o quemazones en el caso de ser realizada una resonancia magnética nuclear (RMN), aunque este hecho es poco ­frecuente. 
  • Cicatrices: Pueden aparecer al realizar o eliminar un tatuaje.
  • Granulomas: Son pequeños nódulos o bultos que aparecen alrededor de aquellas sustancias que el cuerpo percibe como extrañas (como por ejemplo la tinta de un tatuaje).


Referencia 

Think Before You Ink: Are Tattoos Safe? FDA Consumer Health Information. December 2007.